Al continuar utilizando este sitio, acepta los Términos, Condiciones y nuestro uso de cookies.
Cable EKG KenzCable EKG Kenz
    Comparar
    Cables EKG
    $ 1,789.75-$ 767.04 descuento$ 2,556.79Precio regularPrecio
    Cable EKG SpacelabsCable EKG Spacelabs
    • Nuevo producto
    Comparar
    Inicio
    $ 1,789.75-$ 767.04 descuento$ 2,556.79Precio regularPrecio
    Cable EKG BurdickCable EKG Burdick
      Comparar
      Burdick
      $ 1,789.75-$ 767.04 descuento$ 2,556.79Precio regularPrecio
      Cable EKG PhilipsCable EKG Philips
        Comparar
        Cables EKG
        $ 1,789.75-$ 767.04 descuento$ 2,556.79Precio regularPrecio
        Cable EKG Kenz PC-104Cable EKG Kenz PC-104
          Comparar
          Cables EKG
          $ 1,789.75-$ 767.04 descuento$ 2,556.79Precio regularPrecio
          ¿En qué consiste la electrocirugía?

          ¿En qué consiste la electrocirugía?

          La electrocirugía es un procedimiento para el que se usa corriente eléctrica para cortar, extirpar o destruir tejido, y controlar el sangrado. La electrocirugía se puede usar para tratar el cáncer de piel de células basales u otros tipos de problemas de la piel, como la queratosis actínica, las verrugas y los lunares. También se puede utilizar para eliminar células anormales del cuello del útero y para tratar tejido anormal de la vagina, la vulva, el pene y el ano que se puede convertir en cáncer. 

           

          Cómo funciona

          Se denomina electrocirugía al procedimiento que utiliza la energía eléctrica para destruir los tejidos, de forma eficaz y rápida, con resultados inmediatamente visibles. La corriente pasa a través de un electrodo que se coloca sobre el tejido o cerca del mismo, para ello se utiliza un electrobisturí, es decir, un generador capaz de transformar la corriente eléctrica alterna estándar de 60Hz en una corriente alterna de alta frecuencia por encima de 200.000Hz

           

          Principios físicos de la electrocirugía

          El paciente es parte de un circuito: la corriente eléctrica fluye a través de él. Para que la corriente se desplace, es necesario un circuito continuo en el quirófano. Por ello, el circuito está conformado por el paciente, el generador, y los electrodos activos y de retorno.

          Cuando se utiliza un electrobisturí, se introduce corriente de alta frecuencia al organismo a través de un electrodo activo. En consecuencia, la energía eléctrica es convertida en calor cuando los electrones encuentran resistencia en el tejido.  Una vez aplicada, la corriente fluye a través del cuerpo hacia un electrodo neutro o placa. La placa disipa la corriente y la devuelve al generador electroquirúrgico. Cuanto mayor sea el área de superficie ofrecida por el electrodo neutro, menores serán las probabilidades de quemaduras; por otro lado, cuando la placa está seca o no hace un adecuado contacto con el paciente, el riesgo de quemaduras aumenta, ya que se genera una mayor resistencia a la corriente de retorno, lo que aumenta proporcionalmente la energía calorífica generada.

          Complicaciones 

          • Son las habituales en toda intervención de cirugía menor, pero en el caso del bisturí eléctrico, además hay que tener en cuenta: 
          • Dolor posquirúrgico 
          • Tatuaje en la cicatriz
          • Cicatrices inestéticas 

           Los inconvenientes que presenta la electrocoagulación monopolar son la dificultad de controlar la profundidad de la coagulación y la adherencia al electrodo del tejido coagulado

          Ventajas 

          •  Buen resultado cosmético
          •  No precisa suturas
          • Se sacrifica menor cantidad de tejido sano
          • Alto índice de curación 
          • Bajo costo

          Procedimiento y precauciones a tener en cuenta.

          ·      El paciente debe estar colocado de tal manera que esté seco y aislado eléctricamente.

          ·      El paciente no debe entrar en contacto con objetos eléctricamente conductivos.

          ·      No debe haber contacto de piel con piel.

          ·      El electrodo neutro (o placa del paciente) utilizada para cerrar el circuito eléctrico debe estar firmemente colocado en total contacto con la piel, la separación parcial puede provocar quemadura térmica. 

          ·      El electrodo neutro debe situarse en la extremidad más cercana al campo operatorio y tan cerca del mismo como sea posible.

          ·      Las zonas donde no se debe colocar el electrodo neutro son: zonas con hueso o irregulares, zonas que cubren un implante, zonas con cicatriz y zonas que cubren gran cantidad de tejido adiposo.

          ·      Los cables de alta frecuencia no deben entrar en contacto con el paciente o con otros cables.

          ·      Debe haber una distancia mínima de 15 cm, entre el electrodo activo de alta frecuencia y el electrodo del ECG.

          ·      Cuando el paciente tenga marcapasos el uso de corriente monopolar puede dañarlo de forma irreparable incluso puede producir un paro cardíaco.

          ·      El alcohol de los desinfectantes puede combustionar al entrar en contacto con una chispa eléctrica.

          ·      El aplicador activo debe colocarse en la mesa del instrumental estéril o en su funda. No colocarlo nunca encima del paciente.

          ·      No añadir gel de contacto al electrodo neutro o modificar su tamaño.

          ·      No pise los cables del electrodo neutro y no pase por encima con mesas o aparatos.

          ·      Antes de cada intervención deberá comprobar si existen puntos defectuosos en el aislamiento de enchufes, cables o instrumental. 

          ·      Observar las recomendaciones del fabricante para el mantenimiento, limpieza y esterilización del instrumental.

          ·      Conocer las alarmas del electrobisturí.    

           

          Referencias

           

          National Cancer Institute (2022). Elecrtosurgery. Disponible en: https://www.cancer.gov/publications/dictionaries/cancer-terms/def/electrosurgery 

          Valdivia, L.  (2013). Electrocirugía. Disponible en: https://sisbib.unmsm.edu.pe/bvrevistas/dermatologia/v23_n1/pdf/a02v23n1.pdf

          García-Bracamonte, B., Rodriguez, J., Casado, R., & Vanaclocha, F. (2013). Electrosurgery in patients with implantable electronic cardiac devices (pacemakers and defibrillators). Actas Dermo-Sifiliográficas (English Edition), 104(2), 128-132.

          Vítolo, Fabián. Fuego en cirugía. Conozca los riesgos. Capacite al personal. Biblioteca virtual Noble 2011.

           Baigrie, D., Qafiti, F. N., & Buicko, J. L. (2021). Electrosurgery. In StatPearls [Internet]. StatPearls Publishing.