Debido a la contingencia que estamos viviendo a nivel mundial. Los plazos de entrega de nuestros pedidos pueden ser más largos de lo habitual. Agradecemos su comprensión.
El corazón, el segundo órgano más afectado por Covid-19 – Sibimsa Equipo Médico

El corazón, el segundo órgano más afectado por Covid-19

• La telemedicina permite a cardiólogos atender a pacientes en zonas lejanas en medio de la pandemia y de manera permanente fuera de ella.

• El cardiólogo geriatra David Domínguez Rivera habla de su experiencia con la telemedicina.

El corazón es el segundo órgano del cuerpo humano más afectado por el virus SARS CoV-2, causante de la enfermedad por el nuevo coronarivurs 2019 (Covid-19) y que hoy mantiene al mundo en una pandemia histórica. De acuerdo con los expertos, las personas infectadas con este virus pueden sufrir un daño inflamatorio muy importante en las células del músculo cardiaco por lo que es vital tener una valoración cardiológica y por lo menos un electrocardiograma de los pacientes Covid-19.

“Hay evidencia científica sobre daño miocárdico (miocarditis) por la infección por SARS-Cov-2. Muchos pacientes que enferman gravemente de Covid-19 pueden desarrollar un infarto al corazón, sobre todo personas que ya tenían previamente una anatomía coronaria vulnerable y están presentando en ese momento la cascada inflamatoria exagerada. Entonces hay mucho daño al miocardio; es el segundo órgano más afectado después de los pulmones y debería ser parte del abordaje de cualquier persona con infección por SARS-Cov-2”, afirma el doctor David Domínguez Rivera, cardiólogo geriatra egresado del Instituto Nacional de Cardiología de “Ignacio Chávez” y Director General de Cardiolab Domínguez.

En medio de esta crisis sanitaria global, la telemedicina se ha convertido más que nunca en una herramienta indispensable para enfrentar la pandemia y de forma permanente para agilizar la atención especializada de salud en zonas lejanas donde no hay forma de contar con hospitales de especialidades.

En el caso específico de la enfermedad cardiovascular (ECV), la telemedicina cobra especial relevancia pues de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud y la Word Heart Federation, se trata de la causa número uno de muerte en todo el mundo. Uno de cada tres decesos en el planeta son resultado de la ECV, sin embargo, la mayoría de las complicaciones son prevenibles si se detectan a tiempo.

En México, cifras del Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez” señalan que, durante los primeros tres meses de 2019, las tres principales causas de morbilidad en hospital fueron enfermedades isquémicas del corazón (31.39%), malformaciones congénitas del sistema circulatorio (22.49%) y enfermedades reumáticas del corazón (7.19%), lo que representa 61.07 del total de la morbilidad hospitalaria en dicho periodo.

Si estos y otros padecimientos fueran detectados de manera temprana serían prevenibles, sin embargo, esto no sucede, principalmente, porque los centros especializados en cardiología existen únicamente en algunas de las grandes ciudades del país, por lo que los pacientes que están en la periferia de éstas quedan descubiertos y generalmente deben viajar kilómetros para ser atendidos.

De acuerdo con el doctor Domínguez Rivera, la telemedicina es una gran opción para llegar a los sectores que no tienen acceso oportuno a especialistas.

“¿Qué es lo que se pretende con la telemedicina? Llegar a personas que están a kilómetros de las capitales, de los hospitales grandes y poder tener una asesoría o una valoración en conjunto con los médicos locales. Y esto implica equipos que tengan la capacidad de transmitir, hablando por ejemplo de un electrocardiograma de un paciente, que se pueda estar monitoreando en el centro de tercer nivel desde una localidad o un pueblo pequeño. Ese alcance de la telemedicina es lo que paulatinamente está salvando vidas”, indica el especialista.

Desde hace medio año, Cardiolab Domínguez utiliza Cardioline ECG WebApp, un software basado en la nube que les permite la tele-colaboración para realizar desde la Ciudad de México diagnósticos a distancia para pacientes en varios de sus centros de diagnóstico en Chiapas (Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de las Casas, Cintalapa, Jiquipilas). Esta herramienta telemédica tiene entre sus principales funciones: análisis de pruebas y creación de parámetros específicos, análisis automáticos, reconocimiento y eliminación de artefactos, reconocimiento de latidos cardíacos, análisis de frecuencia cardíaca y fibrilación auricular, generación de patrones, reconocimiento y clasificación de arritmias supra y sub-ventriculares, entre otras. Además, permite a los especialistas mantener comunicación con médicos, ayuda a realizar en tiempo real análisis de exámenes, gestión de datos clínicos, gestión de datos de pacientes, gestión de sistemas de alerta, gestión de ECG workflow y trazabilidad de los datos.

Actualmente, existen diversas herramientas tecnológicas especializadas como Cardioline ECG WebApp, las cuales han contribuido al desarrollo de la telemedicina. De acuerdo con la experiencia del doctor David Domínguez, estos equipos han demostrado el gran valor que aportan en medio de situaciones de distanciamiento, como la actual pandemia de Covid-19, o para que la distancia no sea una circunstancia para dejar de atender a un paciente.

“Hoy por hoy, en pleno 2020, está agarrando mucho auge la telemedicina. Por situación tecnológica y por la pandemia debemos tener un mayor alcance sin tener tanto contacto con los pacientes, para evitar contagios en este momento, pero es algo que se ha venido gestionando desde antes. La telemedicina es un soporte al médico no especialista, al menos en el área de cardiología”, afirma.

El tiempo es miocardio, el tiempo es corazón…

En un entorno médico en el que el tiempo es determinante para salvar la vida de una persona, como es el caso de las enfermedades cardiovasculares, este tipo de herramientas permiten entender a la perfección aquello de que “el tiempo es corazón”, al permitir diagnósticos oportunos.

“La gran ventaja de la WebApp y de estas tecnologías es la atención en tiempo real. En el momento que estén haciendo el estudio en mi plataforma (en Chiapas), en ese mismo momento puedo hacer comentarios para el paciente (desde la Ciudad de México). Y es un tiempo de respuesta muy rápido ¿En qué radica esta importancia? en que el tiempo es miocardio, el tiempo es corazón”, agrega el especialista.

Atendiendo a la actual pandemia, la telemedicina contribuye a tener el menor contacto posible entre paciente y personal de salud con lo que se disminuye el riesgo de contagio. Por ello, el doctor David Domínguez Rivera considera vital seguir impulsando el uso de estas tecnologías.

“Teniendo estas tecnologías puede haber un técnico con su equipo de protección tomando el estudio del paciente y el médico cardiólogo puede estar analizándolo desde una oficina o desde un centro de interpretación. Entonces, nos ayuda muchísimo a controlar enfermedades infectocontagiosas como la de la actual la pandemia; pero hablamos de todo, pacientes con tuberculosis, pacientes con otras enfermedades respiratorias, etc.”, detalla.

Sin quitarle una gota del gran valor que tiene el personal médico, la tecnología se ha convertido en el eje del crecimiento y desarrollo de la telemedicina. Las consecuencias del uso de estas tecnologías son: atención oportuna, mayor impacto en sectores vulnerables, acceso a lugares remotos, reducción de costos, entre otros.

Por: Jesús Eduardo López Loyola

Contacto

Contacto:
Dirigido a:

¿En qué podemos ayudarte?